Fiebre mundialista

Con mucha ansiedad, conmovido hasta el alma y con los pelos de punta al escuchar el Himno Nacional empieza el partido. A partir de ahora y durante los próximos 90 minutos, el tiempo, para mí, trascurre en un solo lugar que puedo ver por la televisión.

Grito y le pego al suelo, un golpe a la mesa, un resoplido, todo a la vez para hacer más grande el lamento de la ocasión desperdiciada. Me ato y me desato el pelo, intento tranquilizarme, pero las manos no dejan de traspirar.
Me hago creyente para rezarle a los dioses que  hagan que la pelota se vaya por arriba del palo y le pido al diablo que meta cola.

Todo esto hasta que llega el momento de máximo clímax que simboliza el gol, el gritar hasta que te quedás afónico y se te ponen los ojos rojos  de lo que empieza a arder la garganta, pero seguís gritando intentando alargar ese precioso momento en que el tiempo se detiene por completo.

No siempre es alegría, pero por ahora sigo gritando.

Anuncios
Explore posts in the same categories: General

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Fiebre mundialista”

  1. Valli Says:

    Pues nada, sigue gritando, aunque ahora sea por otros;)

  2. Ezequiel Says:

    jajaja, sí. la alegría propia ya se acabó.
    a disfrutar de los últimos partidos, hinchando por Uruguay y la Roja.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: